Los jardines verticales consisten en cubrir total o parcialmente con vegetación, las fachadas. Estos jardines verticales están cubiertos de plantas de diversas especies que son cultivadas en una estructura especial dando la apariencia de ser un jardín pero en vertical.   Los  jardines verticales tienen muchas ventajas, como por ejemplo:

  • Servir de aislante térmico tanto en verano como en invierno, reduciendo la necesidad de utilizar aire acondicionado y calefacción.
  • Reducir la contaminación sonora.
  • Purificar el aire.
  • Aumentar la belleza y la calidez del entorno que ofrecen las plantas.

El mantenimiento de estos jardines verticales es sencillo y se puede utilizar tanto para exteriores como para interiores de viviendas.